Magos en bodas de ciclistas puede parecer una idea totalmente descabellada pero lo cierto es que conozco a algunos mago bodas que han sido contratados por uno de los novios para hacer desaparecer la bici del otro a modo de diversión y en la ceremonia.

 

Conocido es las rutinas tan particulares y las prácticas culturales que tenemos los ciclistas alrededor de nuestras bicis y de la práctica del ciclismo en sí mismo. Es por esto que un acto de comunión como el casamiento este tipo de shows funciona muy bien como entretenimiento para los presentes.

También es común contratar a un ilusionista especializado en realizar trucos de magias correspondientes al carterismo. El magocarterista debe poseer la habilidad no solo manual, sino verbal y gestual para poder distraer a su víctima mientras le “roba” sin que esta se percate de ello. Para ello se valen de muchas técnicas, destacando la distracción, para mostrar su arte.

 

Los objetos más comunes a la hora de robar en un espectáculo de carterismo son: relojes, carteras, corbatas, cinturones, gafas, pañuelos, teléfonos móviles… es decir, cualquier objeto que pueda llevarse en los bolsillos tanto de la chaqueta o camisa, como de los pantalones. Todos son devueltos al final del mismo.