Los comerciales incentivan el transporte ecológico, ya sea caminando, montando bici o utilizando vehículo con motores híbridos. Estos últimos son los más utilizados por los comerciales grupo planeta.

 

Estos coches son capaces de circular hasta 55 kilómetros con energía eléctrica almacenada en una batería de litio que puede ser recargada desde un simple enchufe. Además, para aumentar su independencia, poseen un pequeño motor turbodiésel que recarga la batería consiguiendo una autonomía de 715 kilómetros.

 

La propulsión del vehículo generada por la electricidad no produce emisiones de gases contaminantes, aunque, en este caso, para poder conseguir una autonomía razonable, necesita del motor turbodiésel que sí contamina, pero en muchas menores cantidades que las de un automóvil normal.

Según los fabricantes, este coche provocaría una contaminación por debajo de los 40 gramos de dióxido de carbono por kilómetro, muy por debajo de otros coches reconocidos como ecológicos. Además esta tecnología admite insertar en el chasis del coche otros sistemas de propulsión como la pila de combustible, motores diésel o motores movidos por bioetanol.

 

Debido al aumento de las medidas tomadas para controlar las emisiones totales de gases con efecto invernadero, la utilización del bioetanol como combustible para el trasporte por carretera está creciendo muy rápido.