Cuando llega el verano todos mis viernes empiezan y acaban igual. Salgo de casa y disfruto de un paseo por el Paseo de Gracia, admirando todas sus obras arquitectónicas que me tienen enamorado y que, por mucho tiempo que pase, siempre me deslumbran.  Cuando ya me he cansado de caminar, entonces me dirijo al mejor restaurante Paseo de Gracia, Casa Carmen, y saboreo una cena de primer nivel.

No es una rutina que haga solo. Normalmente me acompaña mi mujer, a veces se animan a venir mi hermana y mi cuñado y en otras ocasiones vamos con amigos. Pero el recorrido y el restaurante elegido siempre es el mismo.

Y es que para mí no hay nada mejor que ir siempre a un restaurante en el que sé que voy a poder descubrir nuevos sabores. Por eso me gusta tanto Casa Carmen, porque están constantemente innovando en su cocina y sacando platos que consiguen sorprenderme.

Por lo que si vosotros también sois de los míos, os encantará dar un paseo por una de las calles más emblemáticas de Barcelona y acabar cenando en un restaurante que destaca por lo verdaderamente importante: el sabor de sus platos.